Salud | No te olvides

Conocé los signos del "Burn Out", el desgate profesional

¿Agotado? ¿Derrotado? ¿Cansado? ¿Exhausto? ¿Al límite? El estrés en exceso produce que el cuerpo sufra una serie de alteraciones negativas.

El “Burn Out” es considerado como uno de los males más representativos de nuestros tiempos. Este síndrome se define como la respuesta extrema al estrés crónico en el ámbito laboral y que tiene repercusiones en la vida personal.

Actualmente es común tener varios trabajos con jornadas que requieren compromisos 24/7. Si bien, existen factores intrapersonales -como la tendencia al perfeccionismo-, el estrés en exceso produce en el cuerpo una serie de reacciones que se traducen en pequeños síntomas que demuestran que “algo no anda bien”.

Es normal que al final del día, de la semana y del mes las personas con sobreexigencia sostenida se sientan perdidas o caídas en un abismo.

Algunos de los síntomas más cotidianos:

  • Estar cansado todo el tiempo incluso habiendo dormido las horas suficientes. Nunca se tiene suficiente energía y sin embargo, nunca se piensa en la posibilidad de tomar un descanso.
  • Es más difícil de lo normal concentrarse. Inclusive cuesta trabajo recordar palabras, lapsus o pequeñas acciones.
  • El más mínimo estímulo puede generar un estrés excesivo. Aunque sea responder un correo electrónico o un mensaje de texto.
  • Los vínculos afectivos más cercanos están en conflicto. Para ellos es más fácil aislarse en vez de pasar tiempo con los amigos o familiares así se tiene más tiempo para seguir trabajando.
  • Se tienen pensamientos pesimistas y el miedo de no alcanzar el éxito.
  • Malestares físicos evidentes.
  • Mala alimentación.

¿Cómo tratar el síndrome de Burn Out?

  • Lo ideal es establecer un límite de pendientes al día. Cada actividad requiere ser realizada con plena conciencia de las sensaciones que genera.
  • Tener pequeñas pausas de 5 a 10 minutos entre períodos de trabajo de media hora.
  • Hacer terapia y tener una red de apoyo con amigos y familiares. Esto incluye tomar momentos para realizar actividades que fomenten bienestar y placer.
  • Aprender a decir “no” evitando cargar responsabilidades de otras personas que no le corresponden a uno.

Dejá tu comentario