Momento urbano | Filosofía

Filosofía: Una carta universal a una o un ex

¿El desamor tiene tratamiento o cura? Escribir como un ejercicio de sanación.

No hay libretos de aprendizajes tras la pérdida del amorío sino que hay un vacío que no se aconseja llenar. El vacío es vacío. No busca tener otra característica y metafóricamente se llena mientras más vacío está.

En esa sacudida de la lejanía de la otra persona en tu vida, ni tu sombra te camina al lado porque pareciera que lo tuyo es como contagioso, que se huele, que se escucha a distancia esa soledad que te apabulla sin distinción.

Miguel de Unamuno, filósofo español, en su obra “Niebla” dijo: “No logro entender cuan lleno me sentía en un aparente goce para mi amada. Hoy me dejó, hoy a la salida del Sol. Hoy dejo de ser aparente, hoy convencido estoy de lo completo que logré ser siendo yo, fui yo, solamente con ella. Ahora me espera la agonía eterna de obligarme a amar a cualquiera siendo cualquiera, quizá la mejor persona del mundo pero nunca, nunca aquella que me dejó en la salida del Sol”.

Pavada de angustia habrá tenido.

Por mi parte, es momento, quizás, de darle principio a un fin que uno no quiso donde el problema radicó en la atemporalidad de las ganas en las que una parte probablemente no quería darle un fin y, muy contrariamente, buscaba muchos principios con la misma persona. Pero, si entendemos que el final es un hecho, es sano hablarse “hablando” con la otra persona y por eso, me pregunto si existirá una carta universal para una ex o un ex.

Hoy nace una.

Me hubiera gustado abrazarte cuando me despediste porque sabía que ese ‘chau’ era un ‘chau’ para siempre. Era invierno y quizás me dolió más por eso: estaba mal abrigado y esas cuadras a mi casa, luego de tus palabras, fueron todas bajo cero. Quizás en verano hubiese sido diferente.

Estas palabras, esta carta informal, no es para intentar acercarme a vos, sino un ejercicio que todavía no me dieron para sanarte. No te voy a mentir, no sané todavía pero entendí que hay cura y principalmente, el tratamiento, empieza hablándote.”

Dejá tu comentario