Gastronomía | No te olvides | Gastronomía

Raros helados nuevos

¿Probarías el helado sabor a palta, Fernet, vigilante de queso y dulce o a vino torrontés? Te contamos cuáles heladerías ofrecen los más increíbles gustos.

Desde el de crema del cielo al de quinotos al rhum, el helado está presente en el consumo cotidiano de los argentinos. Según la Asociación de fabricantes de helados artesanales y afines (Afadhya), el 80% de la población consume helado artesanal en verano y se calcula aproximadamente un consumo per cápita de 6.9 kilos al año.

Los gustos favoritos se apegan a los tradicionales: dulce de leche es el ganador, seguido de los chocolates y por último la frutilla. Esto no le impide a las heladerías emprender el camino de la innovación y la audacia en la creación de sabores.

Acá presentamos las más llamativas:

1- Con fórmula de raíces cordobesas, la heladería El Fundador ofrece el gusto de Fernet con Cola, para quienes se animan a tomar helado, y al mismo tiempo, bailar un cuartetazo. Un dato de vital importancia para los fundamentalistas del hielo es que es un gusto al agua, por lo que abunda.

2- Siguiendo tradiciones nacionales, la cadena de heladerías “Freddo” retomó el clásico postre local Vigilante, en un gusto compuesto por queso crema, mascarpone y dulce de membrillo. Más argentino que el escudo y perfecto para sumar a las sobremesas de los domingos en familia.

3- En la línea de sabores delicatessen, la heladeria El Podio se atrevió a romper las estructuras y presentó un helado de vino torrontés exclusivo para la reunión del G20 que sucedió en la Ciudad de Buenos Aires en 2018. Pero además acercan a sus mostradores sabores como el caramelo bravo, compuesto por crema de caramelo salado y toffee salado.

4- “Porque no todo lo nuevo es distinto, ya sabés“, te dicen desde Alchemy, una heladería palermitana que ofrece helados de alcohol, como el gusto de cerveza, y

otros sabores que esperarías en otra forma como el helado de berenjena, de remolacha, y hasta queso azul. Además, dejan de lado los cucuruchos, y los sirven sobre tartas.

5- En la variedad y en la mezcla está el gusto para la heladería Occo. En su carta encontramos los intrépidos sabores que no sabemos si son aptos para compartir el mismo pote de telgopor pero que nos parece que están buenos. Por un lado el sabor cremoso de zapallo, coco y curry, y por el otro su última innovación sabor chocolate con cerveza negra y naranja.

No nos queda más que lanzarnos a probar. Quizás no estamos tan lejos de probar otros gustos que hoy nos resultan incomibles y tengamos un futuro con helado de choripán, de chipá o de tortafrita. Para vos ¿qué gusto le falta a las heladerías argentinas?

Dejá tu comentario