Bandas |

Sombrero

Forjado al calor de un viaje revelador, sufrieron desventuras, contratiempos y miserias, levantando el polvo de los poblados. Fueron traicionados. Probaron las mieles del éxito y se hicieron respetar, siendo el pisco su amante y la damajuana, su gran amor. No perdonaron el maltrato, ni el silencio ante el saludo. Se perdieron en la noche, se encontraron en la alborada. Tres cuatreros, tres hermanos.

Dejá tu comentario